Receptes‎ > ‎

Huevos rotos con Trufa de verano

 

Los huevos rotos siempre son ricos...una buena patata y unos huevos frescos, son garantía de éxito en la cocina, pero es muy importante también que estén fritos con un buen aceite de oliva, que aporte sabor y el bonito color dorado de éste plato, ese brillo que tiene ....ahora que no me oye nadie (como todas las cosas ricas que tienen grasa y engordan , jjeeje)

 

Bien, en la zona de la Alpujarra ese plato se hace acompañado además de pimiento y cebolla fritos a la vez que las patatas, y se le suma una loncha de jamón serrano y morcillas o longaniza típicas de ésta zona...para mí es un plato riquísimo, pero no lo hago muy a menudo, a pesar de las protestas de los míos, jejej,

 

La empresa Trufas Frescas, me ha enviado una maravillosa, hermosa y aromática trufa de verano, la cual nunca había probado, ya que las que he utilizado en otras ocasiones, las que vienen en botecitos pequeños de los super...no tienen nada que ver, ésta fresca es todo aroma y la primera receta que quería probar era ésta, unos huevos rotos, huevos de mis gallinas con un valor añadido, la trufa....

Yo pensaba que la trufa tendría un precio prohibitivo, pero en la empresa
Trufas Frescas hay variedad de calidades y precios, y además te lo mandan por mensajería en una caja especialmente preparada para que llegue a la casa en unas condiciones inmejorables, totalmente fresca y aromática....

INGREDIENTES

3 patatas grandes

3 huevos

200 ml. de aceite de oliva

sal

Trufa fresca

ELABORACIÓN

Pelar las patatas, cortarlas en rodajas y éstas a su vez en tiras de un centímetro aproximadamente.

Calentar aceite en una sartén grande y profunda, añadir las patatas, poner sal al gusto y poner una temperatura media, tapar con una tapadera y freir durante unos 5 minutos sin remover, quitar la tapadera y darle la vuelta a las patatas sin romper demasiado, freir de nuevo ya destapadas hasta que estén blandas, remover con cuidado de que no se rompan.

Cuando las patatas están en su punto, añadir los tres huevos sin batir, uno a cada lado de la sartén, dejar hacer unos minutos y mover ligeramente con una espátula de palo.

Sacar las patatas a un plato escurriendo todo el aceite que podamos.

Servir las patatas con trufa blanca rallada por encima y una ensalada....un plato redondo