Reculls‎ > ‎

El sofisticado sabor de la trufa en tus platos


Article publicat a objetivobienestar.com

La trufa tiene un aroma y un sabor muy intensos, sobre todo cuando es fresca, y se suele utilizar como condimento de platos

Las trufas son el fruto de un hongo subterráneo, fruto de un micelio que se desarrolla con las raíces de ciertos árboles o arbustos a los que se denominan especies truferas, como por ejemplo el roble, la coscoja, el avellano o la encina. Se encuentran debajo de la superficie del suelo, a unos 20 centímetros de profundidad aproximadamente.

La utilización de las trufas en los recetarios requiere diversos cortes, bien por cuestiones meramente estéticas al presentar el plato o simplemente prácticas, a gusto del cocinero o del comensal. La manera más usual es rallada, utilizando un fino rallador, pero también se puede laminar para que quede convertida en delicadas hojas. Ejemplos de platos son espaguetis con trufa laminada o huevo frito con ralladura de trufa.

Las trufas poseen propiedades alimentarias y medicinales similares al resto de las setas. Son alimentos muy ligeros, con mucha agua y pocas grasas e hidratos de carbono. Contienen abundantes cantidades de minerales, especialmente potasio, fósforo y selenio y cantidades menores de hierro, calcio, magnesio, manganeso y azufre. Además son ricas en vitaminas del grupo B.