Reculls‎ > ‎

La trufa afronta su peor recta final de campaña por la ausencia de lluvias

Article publicat a Mediterráneo El Periódico  23.02.2014

 

La recta final de la campaña de la trufa se antoja muy complicada. La falta de lluvias ha dejado el terreno tan seco que apenas florecen ejemplares y, los que lo hacen, “son de muy poca calidad”.

 

Así lo asegura el secretario provincial de la Unió de Llauradors, Vicent Goterris, quien indica que “además, se han registrado vientos de poniente y mistral que tampoco han contribuido a mejorar la situación”. Solo en “zonas aisladas y de unos 800 metros es donde se han originado”.

 

Sin embargo, donde más se han hallado ha sido en “micropartidas en las áreas situadas más al norte porque pueden tirar todavía de las reservas hídricas de las lluvias de la temporada anterior”.

 

Se trata de las precipitaciones que cayeron en julio del año pasado y con las que se acumularon unos 50 litros por m2. Pero la sequedad de los meses siguientes ha hecho mella. En algunas áreas la humedad ha desaparecido, lo que impide el desarrollo de la raíz del hongo y su florecimiento.

 

En cuanto a la cantidad, ya poco se puede hacer, pero el tema de la calidad ya cambia. Aunque todo depende también de la meteorología, pues “una buena nevada o un capítulo de lluvias abundantes podría aumentar su presencia y sabor”, explicó el presidente del Consell Regulador de la Tòfona de Morella, Jorge Membrado.

 

Esto ha desembocado en una consecuencia clara en el precio: su valor económico está “muy por debajo a como estaba en la misma época el año anterior”, apuntó. Así, la cotización media del kilo oscila entre los 220 y los 240 euros”. Y es que “solo los ejemplares muy seleccionados pueden llegar a ofrecerse hasta 450 euros”. Donde más se ha notado esta merma es el mercado que se celebra todas las semanas.

 

TENDENCIA // Esta caída en picado del precio ya se detectó en Navidad, cuando se suelen registrar los picos más altos. A las puertas de las celebraciones, el coste se situó en torno a los 150 euros y las más excepcionales, en los 450.

 

En campañas anteriores, se habían llegado incluso a pagar 800 euros. Sin embargo, con esta situación la más beneficiada ha sido la mayor competidora de España en este campo, Francia, cuya producción ha sido mayor.

No obstante, en las zonas productoras no pierden la esperanza y continúan apostando por este producto tan característico.

 

Así, los restauradores organizan jornadas gastronómicas en las que elaboran platos especiales y deliciosos con la preciada trufa como elemento estrella.