Avanzan trabajos en el campo de trufas mas grande de sudamerica

Publicado en Economia Terra 19.05.2014 

 

 

Un grupo de emprendedores argentinos comenzó a desarrollar en Espartillar, en el partido de Adolfo Alsina, en el sudoeste bonaerense, un proyecto para la producción de trufa negra de Perigord, destinado a abastecer al mercado local e internacional.

Se trata de un hongo comestible Premium, muy demandado por la gastronomía gourmet. El emprendimiento comenzó hace dos años con la plantación de árboles, en los que se desarrolla el hongo, en un campo de 50 hectáreas y cuya primera cosecha fue prevista para el año 2016.

La elección del lugar surgió luego de diferentes viajes por las provincias y de incansables estudios edafológicos (estudios de la composición del suelo) donde se comprobó que el Sudoeste bonaerense posee las características adecuadas que posibilitan el desarrollo de este hongo.

Asi se lo explico a Télam, Rafael Clark del Fideicomiso Trufas del Nuevo Mundo, cuyos dos principales socios son Juan Carlos Lagrotteria y Agustín Lagos.

"Este es un emprendimiento para pequeños inversores, en el que los socios ingresan comprando una cuota parte (U$S 14.500) de un fideicomiso que tiene 150 cuotas-parte, y a partir de 2017 el proyecto comienza a pagar dividendos todos los años", dijo.

Una característica de la recolección de estos frutos, es que se la realiza con perros, preferentemente de la raza Labrador, pero puede ser cualquiera de características similares, previo entrenamiento.

La producción nacional de estos hongos tendrá como primer objetivo el mercado de la Unión Europea donde hoy se consumen en invierno alrededor de 40 toneladas anuales promedio, cantidad que resulta insuficiente para la gran demanda que tiene el producto.

Pero asimismo, surgen nuevos mercados como Oceanía y Asia que comienzan a demandar trufas negras para incorporarlas en los platos de los mejores restaurantes de la región.

La región productora por excelencia la conforman Francia, Italia y España aunque en los últimos años tuvieron una caída abrupta en la producción por factores vinculados a la reducción de los bosques y los cambios en el uso del suelo.

Fuentes gastronómicas señalan que "por su escasez, actualmente un kilo de trufas puede llegar a costar entre 2.000 y 3.000 dólares".